Cada día aumenta el consumo de esta infusión porque se conocen más propiedades de su ingesta y beneficios para nuestra salud.  El té consiste en las hojas y brotes foliáceos preparados de Camellia sinensis, arbusto de hojas alternas persistentes. Según su proceso de elaboración se distinguen variedades, tales como el té verde  que se prepara en la China y en el Japón por secado rápido de las hojas recién cosechadas, que se calientan ligeramente en bandejas de cobre. Muchas veces, las hojas se enrollan en la palma de la mano a medida que se secan.

En cambio el té negro se prepara en Sri Lanka y en la India apilando las hojas frescas hasta que empiezan a fermentar, y luego se secan rápidamente con calor artificial y por medios mecánicos. Se presenta en masas más o menos arrugadas, de color verde intenso o verde negruzco, olor agradable y aromático y sabor placentero, astringente y amargo. El té ha mostrado un amplio rango de efectos fisiológicos y farmacológicos. Dentro de las acciones no microbiológicas se pueden mencionar: la disminución del catabolismo de las catecolaminas, el efecto antiinflamatorio uniéndose a la efectividad del ácido ascórbico (1,2), el de actuar como antioxidante inhibiendo la enzima conversora de angiotensina, la acción hipocolesterolémica, la inhibición el crecimiento de células malignas implantadas (3) y su potencial utilidad en la prevención del cáncer por su acción inhibitoria sobre la carcinogénesis (4). Con respecto a las acciones antimicrobianas uno de los datos más tempranos fue dado por un cirujano dentro del ejército que recomendaba el uso del té en el agua de las cantimploras de los soldados como profiláctico contra la fiebre tifoidea (5). En los últimos años se han llevado a cabo estudios sistemáticos principalmente por investigadores japoneses en los cuales se ha demostrado las acciones antimicrobianas útiles y variadas que poseen los extractos de té

Referencias:

1. Stugg GV, Millin DJ. The nutritional and therapeutic value of a tea-a review. J Scie Food Agric 1975; 26: 1439-59.

2. Min Z, Peigen X. Quantitative analisis of the active constituents in green tea. Phytother Res 1991; 5: 239-40.

3. Hattori M, Kusumoto IT, Namba T, Ishigami T, Hara Y. Effect of tea polyphenols on glucan syntesis by glucosyltransferase from Streptococcus mutans. Chem Pharm Bull 1990; 38: 717-20.

 4. Yang CS, Chung JY, Yang G, Chhabra SK, Lee M. Tea and tea polyphenols in cancer prevention. J Nutr 2000; 130: 472-8.

5. Anonymous. Using tea to light typhoid. Tea Coffee J 1923; July p.129.

El té consiste en las hojas y brotes foliáceos preparados de Camellia sinensis,
En los últimos años se han llevado a cabo estudios sistemáticos principalmente por investigadores japoneses en los cuales se ha demostrado las acciones antimicrobianas útiles y variadas que poseen los extractos de té.